EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA

FISIOTERAPEUTA LAURA PAREDES MARTINEZ  N º COL:3342

La epicondilitis, también conocida con el nombre de codo de tenista, es una lesión bastante común causada porCODOsobreuso excesivo en el codo. Recibe su nombre debido a que los jugadores de tenis, pues son particularmente propensos a la lesión. Pero muchas otras actividades físicas, incluyendo el tenis, pádel, hockey, balonmano, baloncesto, bicicleta, uso de una máquina elíptica y muchos más… lo que potencialmente puede causar o agravar la epicondilitis. Todo aquello que conlleva uso repetido del miembro superior puede causarlo, sea con deporte o no.

La epicondilitis  es una enfermedad o lesión caracterizada por dolor en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo, eminencia ósea que se encuentra en la parte lateral y externa de la epífisis inferior del húmero. Está provocada por movimientos repetitivos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo, lo que ocasiona microrroturas fibrilares y reparación inadecuada a nivel de los tendones de los músculos que se insertan en la región del epicóndilo, principalmente del tendón del músculo extensor radial corto del carpo. Hay que diferenciarla de la epitrocleitis, también llamada epicondilitis medial o codo de golfista, en la que el dolor se localiza en la porción interna del codo.

CODO 1Está tendinitis es causada por la contracción de los músculos del antebrazo en repetidas ocasiones, un movimiento que se puede realizar en muchos deportes y en muchas situaciones de la vida diaria. Es unapatología muy relacionada también con profesiones que requieran este movimiento, así es en  pintores, fontaneros, administrativos, personal sanitario… Hay que decir que no es sólo el deporte lo que la provoca, con lo cual no hay que cuidar y tratar solamente la patología en este apartado, sino a lo largo del día, sea cual sea la actividad que realicemos.

El dolor en el codo es una de las primeras señales que te indican que puedas tener una epicondilitis. Suele ser un dolor fuerte, agudo, que los pacientes describen como fino. Este dolor generalmente empeora con el tiempo y se extenderá a lo largo del brazo desde el codo hasta la muñeca. En muchos casos, el dolor se intensifica cuando realizamos el gesto del agarre, como cuando se abre una puerta o darle la mano a alguien, elevar una silla, coger una plancha, abrir un bote….  También suele asociar pérdida de fuerza al sujetar objetos, esto unido al dolor descrito.

En muchas ocasiones, una epicondilitis puede ser la causa de un problema de origen cervical, en este caso estaríamos hablando de un pinzamiento que afectaría a las vértebras cervicales y dará un dolor referido en todo el territorio del codo, esta patología la podemos catalogar como una cervicobraquialgia. Los síntomas que se describen en este síndrome son dolor cervical y en la articulación del codo, pérdida de movilidad, hormigueo, disminución de la sensibilidad…. A veces se puede sospechar que nos estamos encontrando con un problema de origen discal, una hernia discal o una protusión discal.

Gracias al tratamiento fisioterápico todos estos síntomas de la epicondilitis pueden desaparecer. Si usted padece cualquiera de estas sintomatologías acuda a su fisioterapeuta para que pueda ayudarle, pues diseñará un plan de tratamiento, así como ejercicios que le ayudarán a devolver la movilidad del codo, disminuir toda clase de parestesias, pérdida de sensibilidad que ese afectándole en ese momento.

El plan de tratamiento consistirá en tratamientos de terapia manual, masoterapia, punción seca para los puntos gatillos, kinesiotaping, laserterapia avanzada, ultrasonidos…

Asimismo es importante que siga un tratamiento preventivo cuidando su higiene postural, realizar deporte y ejercicios.

Anuncios

DOLOR EN LA PLANTA DEL PIE: METATARSALGIAS

Podóloga  Rosa Maria Domenech Gaspar  Colegiada: Nº 2225 

Con este nombre conocemos a aquel problema del pie que se manifiesta con dolor, constante o intermitente, en la zona plantar cercana al pliegue de los dedos llamada metatarso.Se trata de una patología muy frecuente en la población que va ligada a otras alteraciones congénitas o adquiridas con el tiempo.La manifestación principal de las metatarsalgias, como hemos dicho, es el dolor debido principalmente a la sobrecarga y aumento de presión bajo los metatarsianos.

Además del dolor es muy frecuente la aparición de durezas, callos o clavos, lo que conocemos como hiperqueratosis provocados por la reacción de la piel al exceso de estímulo mecánico en ocasiones por la disminución del riego sanguíneo en dichas capas cutáneas. Pero más allá de su aparición, internamente existen daños en los diferentes niveles del metatarso, desde el tejido subcutáneo hasta las mismas articulaciones.

Las causas que provocan las metatarsalgias son principalmente:    

  • El uso de tacón alto y punteras estrechas con deformación de los dedos.
  • El hundimiento del arco delantero del pie por alteraciones en los músculos propios del mismo.
  • Una alteración en la forma y longitud de los huesos metatarsianos centrales, causa de tipo congénito que altera la forma de andar con un intenso dolor en el momento de despegar el pie
  • La presencia de Hallux Valgus (juanete) por menor longitud del primer metatarsiano que deja recaer la carga sobre los restantes
  • La presencia de pie cavo por la excesiva contractura muscular flexora que propicia una mayor carga delantera.
  • Las enfermedades reumáticas como la artritis y la psoriasis, que producen degeneración articular.
  • Es muy importante la prevención con el uso de un calzado correcto pero en la mayoría de casos el enfoque de la solución a las metatarsalgias pasará por las medidas conservadoras o las de tipo quirúrgico.

Tratamiento conservador: Confección de ortesis plantares y digitales que corrijan o compensen las posibles alteraciones causantes del dolor.

Tratamiento quirúrgico: Mediante las novedosas técnicas por mínima invasión que permitan alinear los metatarsianos alterados y las posibles deformidades a nivel de los dedos, siempre con periodos de recuperación reducidos posibilitando la rápida incorporación a las rutinas diarias.

HERNIA DISCAL Y FISIOTERAPIA

Se estima que hasta un 75% de las personas tendrá algún tipo de dolor de espalda o cuello en algún momento de la vida. La buena noticia es que la mayoría  se recupera sin necesidad de cirugía y el tratamiento conservador, como la fisioterapia, por lo general obtiene muy buenos resultados.

La columna está compuesta por 33 vértebras (huesos) que se apilan unos encima de otros. Entre cada herniavértebraexiste una almohadilla elástica o cartílago llamado disco intervertebral. Los discos constan de una cubierta exterior resistente y fibrosa (anillo fibroso), y un centro gelatinoso (núcleo pulposo). La función del disco intervertebral es la de amortiguar y repartir las cargas que se generan en nuestra columna vertebral.

A medida que envejecemos, el disco se hace más plano y menos flexible, por lo que es más fácil de lesionar. En algunos casos, el núcleo pulposo puede empujar a través de una grieta en el exterior y dar lugar a una hernia (bulto) o rotura (desgarro). Existen diferencias entre protusión discal y hernia discal. En la protusión discal existe deformación del disco intervertebral pero el núcleo pulposo no se ha filtrado a través del anillo fibroso. En cambio, en la hernia discal, existe una rotura del anillo fibroso y un escape del núcleo hacia la parte exterior que provoca una mayor deformación.

Una hernia discal puede irritar los nervios cercanos y producir dolor, entumecimiento o debilidad en las piernas o brazos. También hay personas con hernias discales que no presentan síntomas. disco hernia

Las hernias discales son más comunes en el cuello (columna cervical) y en las lumbares (columna lumbar). En la parte lumbar, los discos pueden llegar a ser dañados por un desgaste excesivo o una lesión.

Existen factores de riesgo como: Edad, obesidad, ocupación laboral y bajos niveles de actividad física

El tipo y la localización de los síntomas dependen de la ubicación y la cantidad de presión sobre los nervios:

  • Si tiene una hernia discal en la columna cervical, es posible que tenga dolor, hormigueo, entumecimiento, debilidad, o cualquier combinación de estos síntomas en el brazo, en el hombro o en el cuello.
  • Si tiene una hernia discal en la columna lumbar, es posible que tenga dolor, hormigueo, entumecimiento, debilidad, o cualquier combinación de estos síntomas en la espalda, los glúteos o las piernas, y lo más probable, sus síntomas se presentarán en un sólo lado de su cuerpo.

Su fisioterapeuta le realizará un examen físico completo. Para ello, será necesario comprobar en qué posiciones aparece el dolor para poder determinar las causas del mismo. Además, es necesario hacer un examen neurológico, comprobar los reflejos, la fuerza muscular, la forma de caminar y la sensibilidad.

El objetivo principal del fisioterapeuta es ayudarle a continuar realizando sus actividades diarias.

Su fisioterapeuta puede optar por utilizar una combinación de estos tratamientos:

  • La terapia manual mejora la movilidad de las articulaciones y el estado de la musculatura.
  • La higiene postural le mostrará cómo realizar pequeños cambios en la forma de sentarse, agacharse, coger pesos, incluso en qué posición dormir para ayudar a aliviar su dolor.
  • Tratamientos para el dolor, tales como ultrasonidos, laserterapia avanzada y la estimulación eléctrica sirven para reducir el dolor, la inflamación y mejorar la circulación.
  • Los ejercicios que implican movimientos específicos para aliviar la presión de los nervios y disminuir el dolor y otros síntomas, sobre todo durante las primeras etapas del tratamiento.
  • Los ejercicios de fortalecimiento, una musculatura del tronco fuerte puede ayudar a eliminar estrés en la columna vertebral, además de prepararle para situaciones o demandas excepcionales en sus actividades diarias.
  • Estiramientos y ejercicios de flexibilidad para mejorar la movilidad de las articulaciones y los músculos de la columna vertebral, los brazos y las piernas. La mejora de movimiento en la articulación puede ser clave para el alivio del dolor.
  • Una vez que el dolor haya desaparecido, será importante que continúe con las nuevas posturas y hábitos para mantener su espalda saludable.

Los discos herniados pueden ocurrir como resultado del envejecimiento, pero hay cambios en su estilo de vida que pueden reducir el riesgo general:

  • Mantener un peso saludable puede reducir el estrés sobre la columna vertebral.
  • Tenga una postura correcta, pues la mejora de su alineación puede contribuir a la salud de su columna vertebral
  • Utilice una mecánica corporal adecuada, cambiando la forma de llevar a cabo las actividades, especialmente las que hace con frecuencia, puede ayudarle a reducir el riesgo de una hernia de disco.
  • Su fisioterapeuta le ayudará a descubrir que adaptaciones puede hacer en su puesto de trabajo.

Gimnasia abdominal hipopresiva

GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA

19A6225

A diferencia de los abdominales tradicionales que causan un abdomen abultado y provocan incontinencia urinaria, prolapsos y disfunciones sexuales, los ejercicios abdominales hipopresivos disminuyen presión abdominal, son idóneos para reducir la cintura, solucionar la incontinencia urinaria de esfuerzo y evitar los prolapsos.

El creador de la gimnasia abdominal hipopresiva fue el fisioterapeuta Marcel Caufriez, que durante los años ochenta y hasta la actualidad ha estado investigando sobre la incontinencia urinaria, relacionada básicamente con los esfuerzos abdominales y el mal reparto de las presiones que se producen en el abdomen causantes de la relajación del suelo pélvico y del transverso.

Continúa leyendo Gimnasia abdominal hipopresiva

Uña encarnada

Onicocriptosis o uña encarnada 

Emmanuel Navarro Flores (Podólogo)

Las uñas encarnadas representan un doloroso, importante y frecuente motivo de consulta en cuanto a problemas de los pies se refiere.

En relación a la onicocriptosis o uña encarnada, se trata de una alteración relativamente frecuente que suele tener su origen en algunos de los casos, debido a un corte inadecuado de la uña.

Presenta especial incidencia en jóvenes, y en buen número de ocasiones estando relacionado con la activad física y la sudoración, que podrían condicionar el desplazamiento de la uña, curvándola y haciendo que ésta se clave en la carne con facilidad.

La sintomatología de esta alteración, cursa en principio solamente con inflamación dolorosa, que puede evolucionar hasta la infección si no se trata a tiempo y de un modo adecuado.

Dicha evolución, es lo que conocemos como estadios de la onicoriptosis que en líneas generales; en el primer estadio, cursa con inflamación del borde a la uña, que si continúa evolucionando, puede cursar con la presencia de un callo en el borde la uña cuyo dolor se manifiesta a la presión.

En el segundo estadio se caracteriza por una presencia leve de pus o infección, debido a que el pico de uña que se clava, primero hace endurecer la piel y formar un callo ,pero si continúa, puede dar lugar a la aparición de una pequeña herida que no sangra en el borde la uña pero que al localizarse en el pie ,y ser el pie una estructura próxima al suelo, es decir relativamente sucia en el sentido de que es fácil que dicha herida se contamine por presencia de bacterias. Puede  dar lugar a la aparición de infección en inicio leve , y que si progresa, dicha combinación de infección más inflamación crónica cursa en el estadio tercero con el endurecimiento y aumento de tamaño del borde de la uña que puede cambiar incluso de color, debido a la presencia de pus y en ocasiones sangrado, pudiendo dar lugar a lo que se conoce como mamelón.

Por tanto es importante como prevención para evitar su aparición  en la medida de lo que se pueda,  realizar un corte incorrecto de las uñas, especialmente en los dedos gordos. Para cortar correctamente la uña habrá de realizarse sin redondearla ni llevarla muy corta, lo ideal es no redondear los bordes, es decir cortarla recta, cuadrada y que llegue de largo hasta la yema del dedo, además habrá de evitarse el calzado estrecho de puntera y otras medidas que realicen un exceso de presión sobre los dedos tales como el calzado de seguridad o las medias de compresión, en la medida de los posible.

En el supuesto de que se presente dolor en la zona, debido a la presencia de uña encarnada, sería necesario acudir al podólogo para extraer la espícula de uña que se clava en la piel y según el caso establecer las medidas para reeducar el crecimiento de o uña si se da el caso, a tal efecto existe una opción similar a la de los braquets de la ortodoncia pero para colocar en la una y guía su crecimiento. Lo que se conoce como ortonixia.

En otras ocasiones debido a la afectación de la matriz o raíz de la uña, se hace necesaria una pequeña intervención quirúrgica con anestesia local para modificar el crecimiento de la uña, este método es definitivo en la mayoría de los casos y se emplea sobre todo en casos crónicos y con presencia constante de infección. Si bien la mayoría de casos de uña encarnada suelen mejorar sin tener que llegar a este procedimiento